La Paz: El nefasto mensaje a la sociedad que podrían dar Nogueira, Cañete y Segovia en medio de la rosca para aprobar el nombramiento de Wilhelm



Unidos por lo que siempre le cuestionó Sarubi a Nogueira, los arreglos para intereses personales y de sus amigos. Lo que antes los dividía hoy los une más que nunca. Nogueira y Sarubi como parte de una rosca que le dejará un mensaje nefasto a la sociedad paceña, especialmente a los jóvenes a los que siempre se los invita a creer en la política.

Te volvemos a contar paso a paso sobre la tranza entre el intendente de Santa Elena, Silvio Moreyra con los referentes de Cambiemos, traicionando al peronismo de su localidad y salpicando al peronismo de La Paz.

José Nogueira, concejal del FpV aseguró que él acordó con el único intendente peronista de la costa del Paraná, refiriéndose a Moreyra, aunque el concejal paceño no tuvo en cuenta que puede ser parte de una denuncia por el delito de asociación ilícita en la que están en juego fondos públicos. ¿Lobby o maniobras irregulares?

El 23 sería la sesión en la que quedarán en evidencia ante la comunidad de La Paz, los concejales que formaron parte de la presunta  rosca con Cambiemos. Nogueira, Cañete y Segovia. Se movilizarán dirigentes y militantes que presenciarán la sesión por que aseguran, desean ver a la cara de los traidores. Inmediatamente después se solicitaría la expulsión al Partido Justicialista.

Un dato de color

En Santa Elena están viendo la posibilidad de contar con la presencia del senador nacional De Angeli para ver en vivo y en directo la votación de los dos concejales que lograron “quebrar” en ese municipio para quedarse con el Juzgado de Paz.

Ni bien tomó estado público la operación de Cambiemos que incluyó a peronistas que dicen ser fieles a su partido; empezaron a evaluar la posibilidad de sacarse de encima el peso social y mandaron al concejal Nogueira (directo beneficiado de la rosca), a acusar al actual senador provincial Ballestena como parte de un acuerdo con Frigerio. Ballestena no solo lo niega rotundamente sino que jamás habló con Frigerio en su viaje a Buenos Aires fuera de la agenda marcada por el gobernador Bordet. “Quien asegura eso, no solo es traidor sino y además un pésimo mentiroso”, aseguró el legislador que no para de sorprenderse de la rosca que fueron capaces de armar quienes se dicen peronistas con la estructura de Cambiemos para colocar a la contadora de Sarubi en el municipio paceño.

La historia completa

El proyecto que el intendente Bruno Sarubi (Cambiemos), envió al Concejo Deliberante solicitando la designación de la contadora Viviana Wilhelm fue negado por la mayoría de los concejales del Frente para la Victoria (Nogueira, Latini, Geist, Cañete y Segovia) y por dos del Bloque Cambiemos; Sciberras y Elorga. 

A fines del mes de junio de este año; el Concejo Deliberante no prestó acuerdo a la postulación realizada por el Intendente Sarubi sobre designación del nuevo contador municipal.

Desde el momento en que el proyecto fue rechazado, el Intendente buscó por varios medios convencer a concejales del Frente para la Victoria. Para Sarubi es estratégico "colocar" a una fiel de sus filas en el manejo de los números; le permitirá manejar información sensible a la hora de campañas políticas futuras.  Pero ninguno de los concejales que se oponen a ese nombramiento quiso exponerse al cambio de discurso. 

Siendo así, un imposible para Sarubi lograr que el pliego de Wilhelm pueda tener en un futuro los votos necesarios para que sea designada como Contadora Publica Municipal. 

Pero esta materia no podía quedar pendiente. Por ende, hubo un asesoramiento de afuera (del lado mediático), de personas allegadas al Intendente de Santa Elena Silvio Moreyra. 

¿Qué tiene que ver Moreyra con este tema? 

Hace unas semanas, el director del hospital de Santa Elena, Dr. Marcelo Tedesco habría presentado la renuncia al cargo y estaría dejando esta dirección en el mes de noviembre. Cuando esta noticia se conoció, los asesores del Intendente de La Paz le sugirieron darle una mano con el “tema del contador”. 

Fue así, que se llegó a Moreyra. El Intendente de Santa Elena tiene en sus manos el puesto vacante de la dirección del hospital y la persona más cercana para que lo ocupe es el concejal José Nogueira (quien cumple funciones en el Materno Infantil de esa localidad) y que además es concejal por La Paz. 

De esto, surge una reunión de la que participan; los operadores mediáticos, Bruno Sarubi, Silvio Moreyra y José Nogueira. En la misma, se le ofreció el cargo de director del Hospital de Santa Elena a Nogueira a cambio de que convenza a sus pares para que voten el pliego de Wilhelm. 

Nogueira no lo dudó. Y comenzaron las charlas con los concejales del FpV. 

En los encuentros, Nogueira trajo promesas para estos ediles. Las mas prontas fueron; cargos propuestos por Sarubi. Cargos en la administración del hospital de Santa Elena o cargos en dependencias departamentales si el senador que saldrá de la mano de Moreyra gana en las próximas elecciones. 

El Concejal Latini rechazó estas propuestas al igual que la concejal Lía Geist. E inclusive manifestaron que si Nogueira votaba esta petición por cuestiones personales le pedirían la renuncia ya que estaría incumpliendo con la que dice la constitución provincial; ocupar un cargo político y otro en la administración provincial. Esto a Nogueira no le molestó mucho ya que según su manifestación “todo lo que tiene se lo debe pura y exclusivamente a Silvio Moreyra y que el partido peronista de La Paz lo dejó afuera de los armados políticos”. Por ende, buscaría acomodarse en el hospital de Santa Elene y proyectarse políticamente desde ese lugar. 

¿Qué pidió Moreyra?

Al parecer, el Juzgado de Paz de Santa Elena se unificaría con el de La Paz. El cargo de Juez de Paz estaría en la mira del actual secretario de gobierno de Santa Elena, Gillermo Vega. Si se unificase el Juzgado, muchos contratados de Moreyra se quedarían sin su trabajo. La única forma de parar esto es a través del Concejo Deliberante de La Paz. 

Por lo que Moreyra necesita los votos de los concejales paceños para que el Juzgado de Paz siga funcionando en Santa Elena bajo la gestión de uno de sus hombres. Lo que cerrar con Nogueira sería un punto importante a la hora de intercambiar favores. Con los votos de los tres concejales del FpV mas los votos de los cuatro concejales de Cambiemos tendría mayoría para cuando se trate el tema del Juzgado de Paz. 

La operadora menos pensada. 

Dentro de toda esta rosca se encuentra la edil Rosana Cañete. Quien fue una de las primeras en salir a los medios radiales a cuestionar que el Intendente quiera imponer un contador público del círculo familiar. Y hasta inclusive se postuló al cargo de contador público para que haya otras ternas y la de Wilhem sea rechazada. 

Pero ahora, un llamado del futuro precandidato a senador Carlos Camarata y jefe político de la edil la hizo cambiar la opinión; “Conseguí contratos para los compañeros que no tienen nada y dale el voto”, le habría dicho. 

Rápidamente, la concejal Cañete operó a su par más cercano, Hugo Segovia. 

Ofreció algunos contratos y liberarle Santa Elena para abrir la mutual que Segovia tiene en el SEYOM. Esto último, fue aceptado por el concejal Segovia quien además pidió materiales para terminar un proyecto en el predio que tiene en el polideportivo municipal. 

En esta línea, la operación bajada de Santa Elena; acomodos políticos, contratos y demás favores son la clave para que en los próximos días haya un acuerdo en el HCD de La Paz con respecto al cargo de Contador Público Municipal quedando todo tal como lo pidió el Intendente Bruno Sarubi. 

Daños colaterales. 

Se sabe que, cuando esto suceda. Los ediles dolidos por la traición de sus pares pedirán la renuncia y la desafiliación del partido a la concejal Cañete como así también el pedido de renuncia del concejal Nogueira por estar incumpliendo con lo que dicta la Constitución provincial. 

Puede importarles. Seguramente, al concejal Nogueira poco le importe ya que políticamente no tiene lugar en La Paz por lo que directamente se incline por lo que más le gusta; su trabajo como medico pero esta vez dirigiendo un hospital y hacer carrera política al lado de su amigo Silvio Moreyra. 

En tanto, en el caso de la concejal Cañete podrán desafiliarla del partido justicialista pero no echarla del Concejo ya que toda transa que haya hecho es de palabra y no hay pruebas escritas que la liguen de lo que puedan acusarla. Y como último recurso puede terminar en algún puesto provincial que le consiga su jefe político Carlos Camarata. 

Sarubi, el gran ejecutor que logró quebrar concejales peronistas. 

La habilidad del Intendente de La Paz es para destacar. Ha aprendido rápido de las operaciones políticas. Ya que, cuando Sarubi envié nuevamente la propuesta de Viviana Wilhem, la votación en el Concejo cambiaría. Tendrá los cuatro votos del bloque Cambiemos; Gustavo Barbosa, Alejo Amavet, Agustín Revelant, Xiomara Silveira y los votos del FpV; José Nogueira, Hugo Segovia y Rosana Cañete (7 votos). Quedando en negativo los votos de María Teresa Sciberras, María Elorga de Cambiemos; y los de Mariano Latini y Lía Geist del Frente para la Victoria. 

Redondeando, y, ante este panorama; los buenos asesores le sirvieron en bandeja la solución para que Sarubi logre imponer a Viviana Wilhen en el cargo de Contador que dejó José Carlos Aimone. 

Lo que nunca nadie imaginó es que un intendente de otra ciudad y de otro partido político haya sido el mediador para que los ediles del FpV den vuelta la votación. 

Pero como se sabe que la política en cualquier parte del mundo es un gran negocio que deja importantes ganancias. La Paz, no queda afuera de estos “oprobios” políticos. Ya que, al fin y al cabo lo que importa es seguir arriba del barco, cueste lo cueste. 

Lo más penoso de toda esta historia es como quedara manchada la excelente carrera de la contadora Viviana Wilhem. Por el tiempo que dure en el cargo, todo el pueblo sabrá que se lo debe a una tranza política y no por méritos provenientes de su capacidad profesional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Paz: otro escándalo que deja pegado al intendente Sarubi y a su secretaria de Turismo Florencia Patat

La Paz: ni el propio intendente Sarubi podía creer lo que vio

ADN por C5N: El caso de La Paz se presentó como un ejemplo del abandono a los más necesitados